Subud Symbol

-----

¿QUÉ ES SUBUD?

Una breve charla del fundador de Subud, Pak Subuh, para la gente interesada.

-----

Damas y Caballeros,

SUBUD es la abreviatura de las palabras Susila, Budhi, Dharma. Subud no es una nueva religión, ni una secta y tampoco una enseñanza. Sólo es un símbolo de la posibilidad que tiene la humanidad de vivir de una manera correcta.

Susila significa vivir como un verdadero ser humano siguiendo la Voluntad de Dios.
Budhi indica que en cada creación, en cada criatura de Dios, incluido el ser humano, existe un Poder Divino que trabaja tanto interna como externamente.
Dharma significa la posibilidad que tiene cada criatura, incluido el ser humano, de entregarse por completo a la Voluntad de Dios. El hombre ha sido creado por Dios, por lo que es inevitable que se someta a Él, su Creador.

Susila Budhi Dharma (Subud) significa seguir la Voluntad de Dios con la ayuda del Poder Divino que trabaja tanto en nuestra parte interna como en nuestra parte externa.

Susila Budhi Dharma es el símbolo de lo que se practica en el ejercicio espiritual (latihan) de Subud. Significa que cualquier cosa que ocurra en el ejercicio espiritual de Subud se debe únicamente a la Voluntad de Dios, y llega a nosotros porque así lo quiere Él.

Esto concuerda exactamente con lo que se ha dicho en la Biblia, el Qu'ran y en los demás Libros Sagrados. Es decir, que Dios está cerca del ser humano, y que si el ser humano se acerca a Dios, éste puede darle todo lo que necesita, y el hombre puede recibir lo que Dios quiere que tenga.

¿Y qué es lo que debemos entregar a Dios? Dios no necesita que le entreguemos nuestro bienestar ni nuestros seres queridos, ni tampoco nada de lo que poseamos. Debemos entregarle nuestra mente, nuestro corazón y nuestros deseos, que es lo que nos impide acercarnos a Él.

Esto es lo que Jesucristo quería decir cuando hablaba de que Dios estará siempre con nosotros si podemos entregarnos a Él y amarle más que a ninguna otra cosa, más que a nosotros mismos. Esto significa que el amor que podemos albergar en nuestro corazón y en nuestros sentimientos es un obstáculo que impide que nos podamos acercar al verdadero amor de Dios, porque el amor externo es sólo un amor a las cosas que queremos creer que amamos. Sin embargo, el amor que debemos tener por Dios debe ser mucho más grande que eso.

El profeta Muhammad recibió la revelación de que Dios existía antes que cualquier cosa existiera y que permanecerá después que todo haya sido destruído. Dios se encuentra mucho más lejos que lo más lejano y más profundo que lo más profundo, lo que significa que Él ha creado todo y, porque lo ha creado todo, también cuidará de todo.

También se dice que Dios no tiene forma ni palabra, ni tampoco país ni color, porque si, por ejemplo, tuviera un color, habría más de un Dios, ya que cada color necesitaría un Dios. Lo que significa que: "Dios es Uno y Maestro de todo."

Además, Dios creó sin herramientas ni materiales. Si el hombre quiere hacer algo, por ejemplo, una mesa, necesita madera, clavos, un martillo y otras herramientas. Y para poder fabricar la bomba atómica necesita otros materiales para poder romper la materia en átomos. Pero con Dios es completamente diferente. Dios trabaja sin materiales ni herramientas. Por consiguiente, para que el hombre comprenda y sepa lo que Dios tiene en la mente y en el corazón, lo único que tiene que hacer es someterse a Él por completo, porque con su propia mente y con sus propios deseos jamás podrá encontrar a Dios. Únicamente sometiéndose a Dios, sin utilizar su mente, su corazón y sus deseos, el hombre puede tomar contacto con el Poder de Dios.

Esto es lo que hacemos en el ejercicio espiritual de Subud: someternos completamente a Él. No utilizamos la mente, ni el corazón ni los deseos, sólo aceptamos y recibimos todo lo que Dios nos manda. Así pues, Subud es únicamente un símbolo de esa forma de vida del ser humano en la que puede cumplir la Voluntad de Dios y llevarla a la práctica por sí mismo, en este mundo y en el próximo.

Por lo tanto, en el ejercicio espiritual de Subud no tenemos que aprender ni hacer nada, porque lo único que se nos pide es una entrega total. La persona que afirma conocer el camino que conduce a Dios, se anticipa a los regalos de Dios sin haberlos recibido. Lo único que nosotros hacemos es entregarnos por completo a Dios, y aceptar y recibir lo que Él nos envía o quiere que tengamos. De hecho, esto es lo que todos los profetas han dicho: "Entréguense completamente, sométanse a Dios y Él cuidará de ustedes y les dará Su guía". En este ejercicio espiritual no esperamos nada en particular, no imaginamos nada, sólo recibimos lo que Dios desea enviarnos.

El Poder Divino que trabaja en nosotros durante el ejercicio dará a cada persona lo que ya está en ella. Por ejemplo, si alguien tiene una voz aguda y fuerte, emitirá sonidos muy agudos y fuertes; pero la persona que no posea esa voz emitirá sonidos muy suaves. Esto es así para cada parte de nuestro cuerpo, para cada parte de nuestro ser. Por lo tanto, el ejercicio (o latihan) de dos personas nunca puede ser igual, porque cada una es diferente de la otra. Así pues, en Subud no puede haber una teoría o una enseñanza espiritual porque cada persona es diferente. Cualquier cosa que necesite y reciba una persona será diferente de lo que otra necesite o reciba. Por eso no podemos dar reglas o normas de conducta para el latihan, ya que es algo personal de cada uno.

Cada persona encontrará por sí misma el camino correcto hacia Dios, y lo que pueda ser correcto para una puede ser incorrecto para otra. Por lo tanto ustedes no deben suponer que tienen que seguir o llegar a ser como Muhammad Subuh. Si quieren encontrar su camino hacia Dios tienen que llegar a ser ustedes mismos y deben desarrollar su ser interno. Normalmente, un maestro enseña a sus alumnos a hacer exactamente lo mismo que él, para que consigan lo que él mismo ha logrado. Pero esto es un gran error, porque, entre un maestro y sus discípulos, incluso entre hermanos de los mismos padres hay muchas diferencias, y no sólo en la apariencia externa, sino también en su carácter y en todo su ser. Ahora podrán comprender por qué el camino correcto para que un maestro encuentre a Dios no es necesariamente el camino correcto para sus discípulos.

Por lo tanto, Bapak dice que es Dios Quien les conducirá hasta Él, y que en el latihan descubrirán a su verdadero ser interno, su aunténtico "Yo". No deben temer ni preocuparse, porque cualquier cosa que les llegue en el latihan será algo que ya está en ustedes, en su propio ser interno. Lo que surge en el latihan es su auténtico "Yo", así que no deben temer ni preocuparse.

En Subud no hay preferencias por unas religiones más que por otras, porque lo que le llega a una persona es realmente lo que ya está dentro de ella. Así, si la persona es cristiana encontrará en su interior al verdadero Cristo, si es budista encontrará al auténtico Buda y si es musulmana encontrará a Muhammad. Si ustedes conocen su verdadero ser interno, serán guiados por el Poder Divino en todo lo que hagan, porque éste trabaja en ustedes y a través de ustedes. Y cuando trabajen en la oficina, conduzcan un coche, o hagan cualquier otra cosa, estarán guiados por el Poder de Dios que trabaja tanto en el interno como en el externo de ustedes.

Así pues, debe ser verdad lo que se dice en el Qu'ran: que antes de hacer algo deben decir "Bismillah-ir rohman-ir rohim" (En el Nombre de Dios, el Compasivo, El Misericordioso). Significa que siguen la guía de Dios y que sólo hacen lo que Dios les presenta. No deben hacer impulsivamente las cosas para después acordarse de Dios y lamentar lo que han hecho. Si Dios va siempre por delante de cualquier cosa que ustedes hagan, lo que hagan será correcto. Este es el verdadero significado de lo que hacen los cristianos cuando rezan antes de comer o de dormir. Y también significa que no deben hacer nada sin que Dios les guíe, porque si ustedes se olvidan de Él en lo que hacen, no tendrán Su ayuda si algo va mal. El poder que vemos sólo es para convencernos de que el Poder de Dios trabaja no sólo en nuestro interior, sino también en toda creación, e incluso fuera de toda creación.

Por eso, en el ejercicio espiritual de Subud no hacemos nada en contra de nuestra religión, porque lo que pensamos y lo que cumplimos es únicamente la Voluntad de Dios y lo que ya está dentro de nosotros. Así pues, una persona que practique una religión experimentará en el latihan únicamente lo que concuerde con su religión y con lo que esté en su interior.

Algunos de ustedes se preguntarán de dónde sacó Bapak todo esto, y la respuesta de Bapak es que lo recibió mientras se encontraba en la misma situación que ustedes. Bapak estaba trabajando en su oficina, es decir, haciendo lo que tenía que hacer, y además le gustaba. De pronto todo se detuvo. Su mente, su corazón y sus deseos dejaron de actuar, y entonces recibió el latihan. Él no buscaba la sabiduría; no tenía un gurú, un maestro. Simplemente lo recibió. A esto se le llama: "Mu'jitsat-ulla", don divino. Este don sólo llega cuando no se busca y se está preparado para recibirlo.

Quizás hayan oído hablar de la curación de Eva Bartok. Bapak no fue el que la ayudó o curó, sino que le mostró la manera de adorar a Dios. Se curó y todo le fue bien. Pero no fue Bapak el que la curó, sólo le mostró cómo adorar a Dios. La curación de una persona es un asunto entre Dios y ella, nadie puede intervenir.

Más aún, Bapak les deja a ustedes decidir si quieren o no venir a este ejercicio espiritual, porque en la adoración a Dios no hay coacción alguna. Todos deben ser libres. Pero siempre que lo pidan, se les dará.

Buenas noches y muchas gracias.

-----

http://www.subud.com/spanish